¿Sabías que...?
Artículo

6 consejos para reducir el desperdicio de alimentos en tu negocio de hostelería

18/07/2017

La sociedad cada vez está más concienciada ante el problema de las necesidades alimentarias en el mundo. Sin embargo, cada año se pierden o desperdician un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano, lo que equivale a cerca de 1.300 millones de toneladas al año, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Además, el coste ambiental que esto supone es impresionante: el agua empleada en los cultivos, los fertilizantes y combustibles usados en la producción y el transporte, y los gases de efecto invernadero emitidos cuando esa comida se descompone en los vertederos. Y eso sin tener en cuenta el dinero que malgastamos en comida que nunca consumimos.

Desde Nestlé Professional te damos algunos consejos para que puedas reducir al máximo el desperdicio de alimentos en tu negocio de hostelería:

  1. Planifica tus compras. Planifica de antemano los menús y los platos de la semana, con todos los ingredientes que vas a necesitar y compra únicamente los que vas a utilizar.
     
  2. Elabora un inventario sobre los productos perecederos, ordénalos por su fecha de caducidad y aplica la regla de “primeras entradas, primeras salidas”.
     
  3. Guarda la comida en un sitio adecuado. Mantener los alimentos a la temperatura adecuada puede aumentar su vida útil. Heart.org desglosa donde colocar las frutas y verduras para que duren más tiempo.

    Una vez que hayas separado los alimentos que tienen que ir al frigorífico, descubre en qué parte del frigorífico es mejor ponerlos. Esto también servirá para ampliar la caducidad de tus productos frescos.
     
  4. Controla las raciones. Al controlar la cantidad de alimentos del plato, no solo limitas el número de calorías sino también la cantidad de comida que terminará en la basura.
     
  5. Dona lo que no te vayas a comer. Si te das cuenta que todavía tienes demasiados alimentos, valora donarlos a alguien: un vecino, un familiar o un banco de alimentos.
     
  6. Toma nota de la comida que tiras. Para ayudar a reducir el desperdicio de alimentos anota lo que tiras cada semana. Te sorprenderá comprobar cuánta cantidad es y podrás detectar patrones de compra excesiva.

Al final terminarás ahorrando dinero y ayudando a luchar contra el desperdicio de alimentos.

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades y consejos para tu negocio de hostelería.

Si quieres ampliar información sobre los compromisos de Nestlé, haz clic aquí