Potencia tu negocio
Artículo

El café de sobremesa, el protagonista de una buena comida

24/10/2019

El café de sobremesa - img cabecera


Vivimos en una sociedad donde no hay comida de negocios, familiar o de amigos que no acabe con un café y un poco de tertulia. A esto lo llamamos el café de sobremesa y es importante que esté bien preparado y sea de calidad, de lo contrario, podría enturbiar el recuerdo de la comida.

¿De dónde viene el café de sobremesa? 

Se comenta que los romanos fueron los pioneros en inventar el concepto de sobremesa. Después de la cena esperaban en sus divanes a que aparecieran bufones, acróbatas o poetas para deleitarles con su arte y amenizar sus noches. 
Con el paso del tiempo fueron los burgueses y aristócratas que siguieron con esta costumbre. Ya no había bufones, pero sí tertulias donde el café era un fiel acompañante.

Hoy en día, las tertulias se mantienen, ya no son exclusivas de una clase social y tiene mucha importancia en países como el nuestro, donde no hay comida que no acabe con un buen café de sobremesa. 

¿Cómo debe ser el café de sobremesa?

Hemos asimilado que el café, después de una comida, cumple un papel especialmente relevante, es decir, puede ser el broche final o puede dejar un regusto demasiado fuerte que arruine el recuerdo de esa misma. 

Es muy importante saber prepararlo bien, los amantes del café no querrán que les sirvas un café de cápsula, querrán que les prepares con delicadeza un buen café molido, con su textura y sabor intenso. Una muy buena opción puede ser un Bonka Essentia Origen o Bonka® L’Espresso Alta Selección

La siguiente pregunta es ¿café cortado o café solo? 

Muchos cafeteros acaban las comidas con un café cortado o con leche. Algunos consideran que el café solo no debería ser el broche a un festín por ser demasiado fuerte u amargo. Sin embargo, hay bastantes defensores del café que consideran que el espresso es preferible, ya que en una comida los sabores más fuertes e intensos siempre se sirven al final. Es lo  mismo que pasa en Francia con los quesos, siempre son servidos al finalizar la comida, dado que tienen un sabor muy intenso y duradero. 

Por tanto, no importa si tus clientes prefieren el café solo, cortado o con leche, lo que importa es que esté bien preparado, sin un sabor amargo que ahogue el regusto de la comida. Porque un buen café al finalizar gana adeptos y clientes fieles. 
El broche final de una comida lo pones tú con tu café.


Puedes conocer nuestra gran gama de productos o ponerte en contacto con nosotros para mayor información sobre los productos que podemos ofrecerte.